Es una de las metodologías ÁGILES más conocidas desarrollar proyectos que tiene como principios: la innovación, la mejora continua, la flexibilidad y la productividad.

SCRUM es el nombre en inglés de la melé de rugby, una de las formaciones más típicas que vemos en un campo cuando un máximo de 8 jugadores disputan la pelota después de una falta. Por eso se usa esta palabra, porque la metáfora de Scrum, es un equipo empujando al unísono, en la misma dirección y de una forma ágil, justo lo que buscan todos los equipos de trabajo y que no siempre es tan sencillo alcanzar.

La metodología SCRUM se utiliza comúnmente en proyectos que buscan ser más productivos y efectivos, para buscar la excelencia a través de la eficacia del los procesos.

Para poder entender cómo funciona esta metología, es importante definir algunos aspectos básicos de esta metodología

SPRINT: Los sprints son ciclos de iteración en el proyecto. Suelen durar entre 1 y 4 semanas como mucho y determina una secuencia muy precisa de reuniones para dar y recibir feedback con el fin de corregir el rumbo. Mientras más alta sea la incertidumbre del proyecto, más corta será la duración del sprint.

PRODUCT OWNER: Es quien lleva la voz del cliente y prioriza todos los requisitos del proyecto. Realmente es el interlocutor entre el cliente y el equipo de trabajo, por lo que debe entender perfectamente las necesidades y requisitos del cliente y además hablar el lenguaje del equipo de trabajo. Dichjo de forma simple, es quien determina el QUÉ.

SCRUM MASTER: Es el facilitador de que se cumplan todos los principios del SCRUM. Trabaja muy de cerca con el equipo y está enfocado en la productividad del proyecto, en la comunicación y la colaboración de los integrantes del equipo y sobre todo ayuda a quitarles obstáculos que les impidan avanzar.

EQUIPO DE DESARROLLO:  Son los que van a implementar toda la metodología SCRUM y realmente son los responsables de cómo llevar a cabo lo que necesita el Product Owner. El equipo debe ser multidisciplinar para tener todas las áreas cubiertas aunque no debe ser muy grande ya que perdería efectividad en la comunicación y coordinación, por lo que no se recomienda que tenga más de 10 personas. Hay que recordar que mientras más grande es el equipo, más complejo se vuelve.

SPRINT PLANNING: Realmente es una reunión de planificación que arrancará cada Sprint y que tendrá como integrantes al equipo, al Product Owner y al Scrum Master. Al final de la reunión deben estar muy claros los objetivos a conseguir en ese sprint.

DAILY MEETING: También se conoce como Daily Scrum y es una reunión diaria rápida de coordinación del proyecto. En esta reunión, cada miembro del equipo indica el trabajo que va a realizar en el día. Sirve para coordinar al equipo.

SPRINT REVIEW: Es una reunión que se realiza al acabar cada Sprint a la que asisten el Scrum Master, el Product Owner y el cliente para determinar lo que se ha conseguido del Sprint.

RETROSPECTIVA:  Esta es posiblemente la reunión más importante ya que está centrada en la mejora continua. Asisten todo el equipo junto con el Product Owner y es facilitada por el Scrum Master.

Como hemos podido ver, la metodología SCRUM sirve para definir como se va a llevar a cabo la mejora continua a través de un conjunto de reuniones y unas funciones que velarán por la calidad y ritmo del proyecto, siempre buscando la agilidad y la mejora continua.

 

¿Te ha interesado este artículo? Síguenos en @Execoach Y apúntate a nuestra Newsletter mensual para recibir artículos prácticos para tu desarrollo profesional.

 

Ángel Martínez Marcos
Coach Ejecutivo & Consultor de Transformación Cultural

Instagram @angelmartinezcoach