La vuelta de vacaciones al trabajo, para muchos, es una forma de entrar con una nueva carga de energía y para otros es como subir un puerto de montaña.

¿Cuál es la diferencia entre unas personas y otras?

Una de las diferencias más claras, es cuando tienes un trabajo que te motiva, ya sea porque tienes mucha autonomía sobre él o porque puedes ser creativo en el día a día. Y cuando hablo de creatividad no significa que te dediques a la pintura o al arte. Significa que puedes tomar tus propias decisiones sin tener que consultar todo a tu supervisor. Significa que no todo te lo dan dado y que no te utilizan sólo como mano de obra con un nivel de inteligencia medio o medio-bajo, como suele ocurrir en muchos trabajos, ¡incluso en los que parecen más complejos!

Y de ahí surge, que si tu mente tiene que ser creativa y activa, el aburrimiento no tiene cabida.

Si te acuerdas cuando eras niña o niño, podías tirarte horas y horas con un simple juguete, con un balón o con una muñeca. Ahora, posiblemente te sería imposible estar sin un dispositivo electrónico con cientos de estímulos o con multitud de mensajes entrando en tu whatsapp o en tu email cada 10 minutos.

La diferencia principal es que nos hemos vuelto menos creativos y más consumidores de información, que en muchos casos es una información vacía de contenido útil.

Las empresas más modernas en sus gestiones, buscan empleados creativos y crean un espacio de trabajo donde fomentan esa creatividad. Y esto, te aseguro, parece más fácil de lo que realmente es en la práctica.

Sin embargo, multitud de empresas que se hacen llamar punteras, buscan gente con muchos títulos, postgrados, masters y con varios idiomas ¿para qué? ¡Para decirles lo que tienen y no tienen que hacer! Si lo que están buscando son “hacedores” y no “pensadores creativos”, es mucho mejor seleccionar perfiles muy bajos y con poca capacidad creativa, ya que serán los mejores para seguir las instrucciones de su responsable como si se tratara de un servicio militar.

Este estilo de dirección basado en el “ordeno y mando” para que los demás obedezcan de forma ciega o en el mejor de los casos un ordeno y te creo una ilusión de que te escucho para así parecer un jefe con buenas habilidades de comunicación, está totalmente obsoleto. Sobre todo está obsoleto en el momento en que nuestra empresa quiera ser competitiva en un mercado ultrarrápido.

Si buscamos ser competitivos, tenemos que tener equipos de trabajo motivados, que estén desarrollándose continuamente, evitando o minimizando las tareas repetitivas, suprimiendo el control de la hora de entrada y la de salida y que se cambie a un estilo de medición por objetivos, ya que si no es así, estamos creando una cultura empresarial basada en la pereza y en la desidia.

Ahora bien, si tú no estás en un puesto de dirección o de recursos humanos, posiblemente al leer esto, lo único que puede estar generando en ti es rabia e impotencia. Sin embargo, tú puedes hacer mucho por crear un puesto creativo, aunque tu organización no lo promueva.

Márcate objetivos a medio y largo plazo. Yo te recomiendo que lo hagas hasta junio o julio  y responde a la siguiente pregunta:

¿Qué te gustaría haber conseguido en esa fecha? Se lo más preciso que puedas

  • Llegar a tener el nivel Advanced de inglés
  • Tener un perfil LinkedIn completo
  • Tener reuniones de equipo de 30 minutos máximo
  • Hacer un curso de Excel avanzado
  • Crear mi propia cartera de clientes
  • ….

Los objetivos definidos y con una fecha clara nos retan, nos desafían y nos disparan la motivación para alcanzarlos.

Aprendizaje, diversión y motivación están totalmente unidos y no pueden separarse. Si en tu trabajo no estás aprendiendo nada nuevo porque la empresa no lo incentiva, tu diversión en el trabajo va a estar a niveles mínimos y por consiguiente tu motivación va a estar por los suelos.

Trabajamos de media 8 horas al día, lo que significa que de lunes a viernes el 50% de tu tiempo, excluyendo el que duermes, es para tu trabajo, así que tienes que tener una obsesión loca por divertirte durante todo ese tiempo porque si no es así, más que ir al trabajo para ganarte la vida irás al trabajo para sobrevivir.

Síguenos en 

Y apúntate a nuestra Newsletter mensual para recibir artículos prácticos para tu desarrollo profesional.

Angel Martinez Marcos
Ángel Martínez Marcos Coach Ejecutivo & Socio Director