La manera en que interactuamos con nuestros compañeros de trabajo, hacemos amigos y mantenemos relaciones laborales ha cambiado drásticamente. En este contexto, el cambio cultural en las organizaciones y la habilidad para liderar en una cultura de cambio se han vuelto esenciales para el éxito y bienestar de las empresas y sus empleados.

Aunque muchos trabajadores de oficina ya no trabajan totalmente a distancia, el sistema híbrido ha ganado popularidad. La interacción cara a cara ha sido reemplazada, en gran parte, por herramientas digitales como Slack y Teams. Si bien estas herramientas son efectivas para la comunicación, presentan desafíos para la creación de lazos sociales profundos.

Las amistades en el trabajo son cruciales porque las conexiones sociales mantienen a las personas productivas, comprometidas y ayudan a manejar el estrés. Un estudio realizado por Gallup encontró que los empleados que tienen un «mejor amigo» en el trabajo son más productivos, están más comprometidos y tienen un mayor bienestar general. Estas amistades también aumentan la satisfacción laboral y reducen la probabilidad de renunciar .

 

Desafíos del Trabajo Híbrido y Remoto

Trabajar desde casa tiene sus ventajas: comodidad, flexibilidad y un mejor balance entre la vida personal y laboral. Sin embargo, también puede ser un arma de doble filo. La falta de interacción cara a cara puede llevar a la soledad y a una sensación de desconexión. Según un estudio de Buffer en 2020, el 20% de los trabajadores remotos identificaron la soledad como uno de sus mayores desafíos .

Las relaciones personales se suelen deteriorar y enfriar con el teletrabajo

El aislamiento puede afectar negativamente la salud mental y el desempeño laboral. Incluso el más solitario de los lobos necesita algún tipo de conexión. Los seres humanos no pueden trabajar 40 o 50 horas a la semana sin apoyo social de forma saludable durante un tiempo prolongado. La clave está en encontrar un equilibrio que permita a los empleados disfrutar de los beneficios del trabajo remoto sin perder el sentido de comunidad y pertenencia.

 

Estrategias para Fomentar el Cambio Cultural

Para navegar este nuevo panorama, las organizaciones deben adoptar estrategias efectivas que promuevan un cambio cultural positivo y sostenible. Aquí hay algunas ideas prácticas:

  1. Promover la Conexión Social

Es fundamental fomentar la conexión social entre los empleados, incluso en un entorno virtual. Algunas prácticas incluyen:

– Eventos Virtuales y Presenciales: Organizar actividades sociales como happy hours virtuales, juegos en línea, o incluso reuniones presenciales ocasionales.

– Grupos de Interés: Crear grupos de empleados con intereses comunes para facilitar la interacción y el networking.

– Mentoría y Apoyo entre Pares: Establecer programas de mentoría que conecten a los empleados nuevos con compañeros experimentados.

 

  1. Comunicación Abierta y Transparente

La comunicación efectiva es la columna vertebral de una cultura de cambio. Los líderes deben ser transparentes sobre las decisiones y cambios en la organización. Esto incluye:

– Actualizaciones Regulare*: Mantener a los empleados informados sobre los cambios y el progreso de la empresa a través de boletines, reuniones de equipo y actualizaciones del CEO.

– Espacios para Feedback: Crear canales donde los empleados puedan dar su opinión y sentir que sus voces son escuchadas.

  1. Formación y Desarrollo Continuo

Invertir en el desarrollo profesional de los empleados no solo mejora sus habilidades, sino que también demuestra el compromiso de la empresa con su crecimiento. Las organizaciones pueden ofrecer:

– Cursos y Talleres: Proporcionar acceso a cursos online, talleres y certificaciones.

– Oportunidades de Crecimiento Interno: Facilitar la movilidad interna para que los empleados puedan explorar diferentes roles y responsabilidades.

  1. Liderazgo Avanzado

Los líderes juegan un papel crucial en la formación de la cultura organizacional. Un liderazgo avanzado y cercano puede marcar una gran diferencia. Los líderes deben:

– Escuchar Activamente: Mostrar interés por las preocupaciones y necesidades de sus empleados.

– Mostrar Vulnerabilidad: Ser abiertos sobre sus propios desafíos y experiencias para crear un ambiente de confianza.

– Reconocer y Celebrar Logros: Apreciar y reconocer el esfuerzo y los logros de los empleados regularmente.

  1. Flexibilidad y Autonomía

La flexibilidad en el lugar de trabajo es una demanda creciente. Las empresas que ofrecen opciones flexibles tienden a tener empleados más satisfechos y comprometidos. Algunas medidas incluyen:

– Horarios Flexibles: Permitir a los empleados elegir sus horarios de trabajo siempre que cumplan con sus responsabilidades.

– Trabajo Híbrido: Ofrecer la opción de trabajar desde casa algunos días a la semana.

– Ambientes de Trabajo Adaptativos: Crear espacios de trabajo que se adapten a las necesidades individuales de los empleados.

 

Numerosos estudios respaldan la importancia de las estrategias mencionadas. Por ejemplo, un informe de McKinsey sugiere que las organizaciones con culturas inclusivas y solidarias son más innovadoras y tienen mejores resultados financieros . Otro estudio de Harvard Business Review destaca que las empresas con una fuerte cultura organizacional tienen un 72% más de probabilidad de superar el desempeño de otras empresas en su sector

Microsoft ha sido un ejemplo destacado de adaptación y liderazgo en una cultura de cambio. Durante la pandemia, la empresa implementó numerosas iniciativas para apoyar a sus empleados, incluyendo recursos para la salud mental, horarios flexibles y un fuerte enfoque en la comunicación abierta. Estos esfuerzos no solo ayudaron a mantener la productividad, sino que también mejoraron la satisfacción y el compromiso de los empleados .

Por otra parte, Slack, la herramienta de comunicación, también ha sido proactiva en fomentar una cultura de trabajo positiva. Han implementado políticas que apoyan el balance entre la vida laboral y personal, como el «receso de salud mental» y actividades de team-building. Además, Slack promueve la inclusión y diversidad dentro de su fuerza laboral, lo que ha resultado en una cultura organizacional robusta y unida .

Liderar en una cultura de cambio y fomentar un cambio cultural positivo en las organizaciones es un desafío continuo, pero esencial. La clave está en promover la conexión social, mantener una comunicación abierta, invertir en el desarrollo profesional, ejercer un liderazgo empático y ofrecer flexibilidad. Estos elementos no solo mejoran el bienestar y la satisfacción de los empleados, sino que también contribuyen al éxito a largo plazo de la organización.

Ponte en contacto con nosotros para ayudar a tu equipo directivo y de mandos intermedios a liderar equipos con estasnuevas necesidades.

 

 

Ángel Martínez Marcos
Coach Ejecutivo & Consultor de Transformación Cultural
www.amartinez.net
Ver LinkedIn

 

 

Imagen de Drazen Zigic