En una misma empresa conviven varias generaciones y están obligadas a trabajar juntas, aunque a veces sea difícil la convivencia y se produzcan numerosos conflictos entre generaciones por la falta de empatía, falta de flexibilidad y poca visión de futuro. En este sentido, el coaching de equipos es una metodología perfecta para integrar los talentos de las distintas generaciones de una empresa.

Según el  Informe “Generaciones y Talento 2012” realizado por la profesora Mireia Las Heras junto a Esther Jiménez del Centro Internacional Trabajo Familia de IESE Business School, con la colaboración de RRHH 365 (www.rrhh365.com), se desprende que la Generación Y y la Generación Baby Boomer aportan diferentes competencias a la empresa que se complementan y añaden valor. (Fuente: El Observatorio de Recursos Humanos y relaciones laborales).

Un 28% de los encuestados en España y el 26% en Latinoamérica consideran que a la Generación Baby Boomer y a la generación Y les mueven diferentes intereses y prioridades. Mientras que la Generación Baby Boomer “vive para trabajar”, la Generación Y “vive” y “después trabaja”. Los más de 450 directivos que han participado en el estudio consideran que ambas generaciones tienen distintos modos de comunicar (22%) y de organizar el trabajo (21%).

Por lo tanto, la clave es integrar a ambas generaciones para que convivan de forma productiva y positiva en el mismo entorno laboral, aportando a la empresa su máximo potencial. 

En este sentido, el coaching de equipos ayuda a integrar de forma muy rápida y efectiva los talentos de ambas generaciones, a través de la mejora de la empatía, la asertividad, el trabajo en equipo y el foco en las fortalezas de ambas generaciones. La forma de trabajar es precisamente juntando a personas de ambas generaciones para que, a través de dinámicas y herramientas de coaching, se entiendan mejor y puedan abordar objetivos y planes de acción comunes.

Javier Carril
Socio Director Execoach