En los últimos años he visto numerosos artículos, conferencias y libros dedicados al empeño de convencernos de que tenemos que eliminar nuestros miedos. Grandes gurús empresariales y del desarrollo personal nos tratan de vender que es posible vivir sin miedos. Sin embargo, ¿Es posible esto? ¿Es una propuesta razonable y realista desde el punto de vista científico? Definitivamente NO.

El miedo es una emoción más del ser humano. Por lo tanto, es imposible eliminarla de nuestro cerebro y de nuestras vidas. Sería como arrancar el corazón o la cabeza y pretender seguir viviendo. Tan absurdo es esta propuesta como la machacona insistencia de que debemos eliminar nuestro miedo. Sencillamente porque no es posible.

Una vez que tenemos claro que el miedo no se puede eliminar de nuestras vidas profesionales ni personales, voy más allá: el miedo es una emoción que puede ser tremendamente positiva para crecer y alcanzar nuestras metas. ¿Por qué? Pues porque sin miedo nos quedamos en nuestra zona de confort, y nuestro trabajo se convierte en algo rutinario y aburrido, muy seguro y confortable sí, pero desmotivante. Hay que poner un poquito de miedo en nuestra vida. Es como la sal en una receta de cocina. Si nos pasamos de sal, no podemos comernos el plato porque es insoportable. Pero si nos quedamos cortos de sal, ¿Cómo es ese guiso? no tiene sabor, es anodino, no disfrutamos de su degustación.

Pues bien, así es el miedo. Si no hay un poquito de miedo en nuestra vida profesional, se convierte en aburrida y mediocre, sin sabor. Y por supuesto, el excesivo miedo nos puede paralizar y bloquear. Por lo tanto, sazonemos nuestra vida personal y profesional con un poquito de miedo, porque es muy saludable para aumentar nuestra motivación y alcanzar más rápidamente nuestros objetivos.

Si quieres, puedes ver este vídeo VER VÍDEO de una de las conferencias que impartí en Expomanagement 2012, donde explico un poco más en detalle para qué nos sirve el miedo en nuestras vidas.

Javier Carril
Socio Director Execoach