¿Qué es la asertividad? Aparentemente todo el mundo lo sabe, pero cuando observas el comportamiento de las personas, compruebas que en realidad no lo saben, o en la mayoría de los casos lo confunden con la agresividad.

Para saber exactamente qué es la comunicación asertiva, tenemos que remitirnos al concepto de conversación pública y conversación privada. Todos tenemos esta doble conversación. La privada es lo que pensamos y sentimos, mientras que la pública es lo que decidimos expresar y decir. Hay personas que filtran mucho sus pensamientos y sentimientos (conversación privada) y en realidad expresan algo muy diferente (conversación pública). Es lo que se llama la comunicación pasiva.

Por contra, hay personas que no filtran nada o muy poco lo que piensan, y en realidad la mayoría de las ocasiones su conversación privada es exactamente igual que la pública. Muchos pensarán que estas personas son sinceras, honestas y dignas de confianza. Este es el gran error. Este tipo de perfil es el agresivo, y por el hecho de no filtrar sus comunicaciones, genera muchos conflictos, estrés, deterioro de relaciones y aislamiento. El problema es que este tipo de perfil “cree” erróneamente que esa conducta es asertiva. Incluso se pavonea de que “es que hay que ser sincero…” o “No decir lo que se piensa es de hipócritas o cínicos”. Estas creencias les traen enormes problemas y muchas veces les cierran las puertas a su carrera profesional.

Por eso hay tantos conflictos en las empresas, porque no se entiende bien las claves de la comunicación efectiva. Un asertivo no es pasivo, porque dice lo que piensa y siente. Tampoco es agresivo porque filtra su comunicación para no generar el rechazo y los conflictos que origina el agresivo. Los filtros que utiliza el comunicador asertivo son los siguientes:

– Trata de buscar el momento adecuado para emitir la comunicación.
– Trata de buscar el mejor lugar para comunicarlo.
– Trata de buscar el mejor estado de ánimo para comunicar.

Si usamos estos tres filtros, nuestra comunicación será mucho más efectiva y seremos mucho más influyentes. No es lo más oportuno decirle algo incómodo a un compañero de trabajo delante de cinco personas de la empresa o en el pasillo, o cuando estoy alterado o estresado por otros motivos. Todo eso va en nuestra contra, y no lograremos los resultados deseados.

Por tanto, si quieres ser un maestro de la comunicación eficaz, sé asertivo. No dejes de decir lo que piensas y sientes nunca, pero utiliza los 3 filtros de la asertividad. Son 3 redes de protección para no caer al vacío y para no aumentar tus problemas diarios, que ya son bastantes.

¿Te ha interesado este artículo? Síguenos en Follow @Execoach Y apúntate a nuestra Newsletter mensual para recibir artículos prácticos para tu desarrollo profesional.

Javier Carril
Socio de Execoach
Follow @JavierCarril