El Test DISC es una metodología utilizada frecuentemente para analizar la personalidad y las características de un candidato aun puesto o un trabajador, aunque también se puede utilizar en un entorno personal para conocer mejor a tu pareja o incluso enfocado a los niños.

Mide nuestro perfil adaptado, es decir, cómo actuamos frente a lo que sucede en nuestro entorno y también es capaz de medir el nivel de adaptación al entorno por lo que nos puede indicar el nivel de estrés que tenemos en cierto ambiente.

A grandes rasgos, el Test Disc evalúa y mide el nivel de 4 energías o 4 personalidades, aunque esto no quiere decir que el test te “encasille” en  estas cuatro, sino que se define el perfil que tiene una persona respondiendo en un entorno en concreto, como puede ser el trabajo, tu entorno familiar, etc.

Los 4 tipos de personalidades se dividen en dos ejes o dos variables. El primero es cómo se presenta la persona al mundo: de manera extrovertida o de manera introvertida. El segundo eje muestra cómo se la persona toma las decisiones:  desde el pensamiento a un nivel racional o desde el sentimiento, en un plano más emocional.

Así se extraen estas 4 energías.

Tipo D: Dominancia

Las personalidades dominantes son capaces de imponerse, controlar situaciones y disfrutar de los desafíos. Suelen ser individuos directos, decididos, motivados, confiados y positivos. En general disfrutan de ser el centro de atención. Los que obtienen puntuaciones muy altas pueden ser considerados como “exagerados” y faltos de empatía porque pueden llegar a tener en mente que “el fin justifica los medios”.

Tipo I: Influencia

Las personalidades influyentes se destacan en el trato con otras personas. Se relacionan con los demás fácilmente y se comunican con entusiasmo. Los que más puntuación tienen, tienden a ser individuos muy sociables. Son optimistas, extrovertidos e inspiradores. Se sienten como en casa cuando trabajan en un equipo bien relacionado. En un nivel extremadamente alto, estas personas pueden adolecer de tener un optimismo irreal y ser demasiado caóticos.

Tipo S: Serenidad

Las personalidades serenas y estables son pacientes, persistentes, fiables y atentas. Están motivadas por la estabilidad, la seguridad y la armonía entre las personas. Suelen ser personas leales y con alto nivel de compromiso. Se puede confiar en ellos para completar una tarea en cuestión y llevar a cabo el trabajo rutinario con paciencia y cuidado. En un nivel muy extremo pueden tener dificultades para feedback directo.

Tipo C: Cumplimiento

Las personas que tiene altas puntuaciones en cumplimiento son precisos, exactos y altamente estructurados en su enfoque de sus tareas, procedimientos y responsabilidades. Se les conoce como personalidades “cumplidoras” ya que tienen preferencia por cumplir con las normas y reglamentos. En un grado muy extremo pueden ser personas demasiado rígidas y frías en el trato.

A continuación podemos ver un ejemplo de los resultados de un Test DISC.

 

El primer gráfico indica lo que la persona piensa de lo que el ambiente o el entorno espera de ella.

El segundo explica cómo se comporta esa persona en situaciones de estrés, es decir es una respuesta más instintiva.

El tercer gráfico muestra cómo se percibe la persona a si misma.

No hay que olvidar que el test DISC no deja de ser un resultado de una autoevaluación, es decir, una autopercepción de uno mismo, por lo que es muy interesante y necesario no juzgar a una persona únicamente por los resultados, sino tener una conversación para tratar de comprenderlos.

Pídenos presupuesto par realizar Test Disc a los empleados de tu empresa para así poder conocer mejor sus fortalezas y debilidades o para realizar un taller formativo basado en el DISC.

 

¿Te ha interesado este artículo? Síguenos en Twtitter Y apúntate a nuestra Newsletter mensual para recibir artículos prácticos para tu desarrollo profesional.

 

Ángel Martínez Marcos
Coach Ejecutivo & Consultor de Transformación Cultural

Instagram @angelmartinezcoach