Acabo de leer esta noticia en la revista digital “Equipos y Talento”: 

“De acuerdo a un sondeo realizado por SommerGroup® International Search Solutions  Las cifras muestran una tendencia de los votantes por la opción “Deficiente, he ido aprendiendo solo, sobre la marcha”, con un 40% de las preferencias. Le sigue muy estrechamente la alternativa “Regular, he recibido solo algunas pautas de mi jefatura”, con un 38%. “, en el que se consultó sobre el apoyo que han recibido los profesionales al ser promovidos o al asumir un puesto en una nueva empresa, se registra que sólo uno de cada cinco ejecutivos recibe un apoyo claro en esa etapa. Las cifras muestran una tendencia de los votantes por la opción “Deficiente, he ido aprendiendo solo, sobre la marcha”, con un 40% de las preferencias. Le sigue muy estrechamente la alternativa “Regular, he recibido solo algunas pautas de mi jefatura”, con un 38%. “

Un directivo necesita apoyo personalizado cuando accede a una nueva responsabilidad, en especial cuando pasa a gestionar personas. El hecho de no recibir este soporte implica que puede desmotivar rápidamente a su equipo, puede fracasar en su nuevo rol y provocar un grave perjuicio a su empresa. Por eso, cuando una empresa no proporciona este apoyo, está tirando piedras contra su propio tejado.

El coaching es, sin duda, la mejor herramienta de apoyo que puede recibir un ejecutivo. Porque es personalizada, se adapta a las necesidades del ejecutivo, y su efectividad está más que probada. La formación en habilidades directivas puede ser también interesante para dar conocimientos y herramientas al directivo a la hora de enfrentarse a los nuevos retos: toma de decisiones, liderazgo e influencia, trabajo en equipo, gestión del tiempo son algunas competencias que el ejecutivo seguramente va a necesitar entrenar.

Apoyar a los directivos es esencial cuando asumen nuevos retos, nuevas responsabilidades. Desgraciadamente, la mentalidad mayoritaria, como refleja este sondeo, es la del cortoplacismo y del ahorro en aspectos fundamentales como es la formación y entrenamiento de un directivo de alta responsabilidad.